Hosting Institucional

En qué consiste el alojamiento web

Toda web consta de una serie de contenidos: texto, imágenes, vídeos, bases de datos y demás. Tales contenidos deben ser almacenados en algún lugar, de manera que los navegantes puedan acceder a ellos a través de Internet y visualizar las correspondientes páginas. El almacenaje con posibilidad de acceso a esos contenidos es lo que se conoce como alojamiento web o hosting.

Cómo funciona un alojamiento web

El alojamiento web, conocido también como web hosting se lleva a cabo mediante una serie de servidores con los que es posible grabar todo tipo de información para que esta sea accesible a los usuarios a través de los navegadores. Dichos servidores son los equivalentes de grandes discos duros, como los que llevan los ordenadores, pero almacenados en grandes cantidades, conectados entre sí y a Internet y mantenidos en las condiciones más óptimas para que rindan al máximo sin producir problemas ni pérdidas de datos.

En estos servidores quedarán almacenados los contenidos que hay que guardar, pero las condiciones y funcionalidades del hospedaje pueden variar en función de las necesidades de cada usuario. Por eso, antes de elegir un tipo de hosting concreto, es necesario valorar el uso que se va a hacer de dichos contenidos para tener una idea de las funciones que se pueden necesitar y las que no. A partir de esa valoración es posible escoger entre diferentes modalidades, entre las que se encuentran, en términos generales:

Alojamientos básicos

Los alojamientos básicos suelen ser ideales para aquellos usuarios que solo quieren preocuparse por su propia web y no por los detalles de la administración de un servidor. Dentro del hosting básico se pueden encontrar diferentes gamas dependiendo de los servicios añadidos con los que cuente. Además, suelen incluir, al menos, un dominio asociado al alojamiento para facilitar el acceso a la web por parte de los usuarios a través de los navegadores.

Servidores dedicados

Como su nombre indica, se trata de unos servidores dedicados (normalmente en exclusiva) al cliente que los ha contratado, con lo cual este dispone de todos los recursos y la potencia de las máquinas sin necesidad de compartirlos con otros usuarios. Se suelen utilizar más habitualmente para almacenar y transferir gran cantidad de datos, por lo que los usuarios a los que conviene este servicio suelen ser grandes empresas. Servidores dedicados virtuales (VPS)

Cuentan con las características y funciones de un servidor dedicado, pero en menor escala, pues son unas particiones dentro de un servidor que funciona como si fuera un servidor completo a través de la instalación de una máquina virtual. Son unas alternativas económicas a los servidores dedicados físicos.

En hostsinservers es posible contratar cualquiera de estos alojamientos, además de otros servicios, todos ellos personalizados según las diferentes necesidades de cada usuario institucional.